Geotecnia de Calidad

sábado, 28 de septiembre de 2013

EXCAVANDO EL MERCADO



No. Esta vez no voy a escribir sobre el mercado financiero. A éste no lo excavaría, sino que lo socavaría, que es diferente, tal como un río en avenida erosiona los cimientos de un puente mal diseñado, hasta que éste se derrumba y es arrastrado por la corriente. Llamadme ingenuo, pero yo sólo entiendo de mercados productivos. Alguien fabrica algo, con esfuerzo, y otro se lo compra porque le interesa, también con esfuerzo. Así entiendo yo la riqueza de un país, la que mana del trabajo y del esfuerzo. 

No me gusta la ingeniería financiera, mover dinero de forma opaca, pagar menos impuestos mediante sociedades ocultas, los paraísos fiscales, hacerse rico sin trabajar (a costa de alguien que va a ser pobre), utilizar información privilegiada al alcance de unos pocos, que además son siempre los mismos. Lo dicho… que venga una gran crecida, pero no de agua, sino humana, y socave el mercado financiero hasta hundirlo en el cieno.
 
Puente en socavación. El Mercado Financiero estaba a la derecha.

Excavar es otra cosa. Implica planificar, dirigir, hacer y controlar. Cuidadosamente. Estos últimos años, el Institut de Mercats Municipals de Barcelona, está llevando a cabo un importante esfuerzo de remodelación de los más de treinta mercados que hay en la ciudad. Empezaron con el de la Concepció y el de Santa Caterina, y ahora mismo están en obras el de Sants, Ninot, y Sant Antoni, por citar los más conocidos. 


Perforación de sondeos en el Mercat de Sant Antoni


No sé cómo lo hace, pero a pesar de la actual crisis, el Ayuntamiento de Barcelona aún tiene reservas económicas, y lo que es mejor: paga en tiempos correctos. Así que gracias Maragall, Clos, Hereu y Trias. No quiero haceros la pelota, pero gracias. Por cierto Trías, piensa en mí si hay que investigar el subsuelo de alguna infraestructura para los Juegos Olímpicos de Invierno, ¡aunque luego éstos no se hagan! Dicen que incluso así  hay beneficios. Además, mi nivel de inglés no está mal según con quién se compare…


He tenido la suerte de poder trabajar en varias de estas remodelaciones: Sants, el parking de la Gardunya en la Boquería, que por cierto se acaba de inaugurar, y últimamente el Mercat de Sant Antoni, en el que ahora me voy a centrar. En varios de estos proyectos, se prevé excavar sótanos para superficies comerciales y aparcamiento, bajo el edificio tradicional, manteniendo este último sin derribar, lo que de entrada se antoja interesante y complejo.

Sant Antoni, un siglo atrás

Sant Antoni fue el primer mercado construido fuera de las murallas, en 1882, junto al antiguo portal del mismo nombre. Es además el que ocupa una mayor superficie: toda una manzana del Eixample. Fue construido por la Maquinista Terrestre y Marítima, con una estructura de hierro fundido, pionera en aquella época.

 
La postal dice que es el Portal de Sant Antoni, pero es el de Santa Madrona. Gracias Irineu por advertirlo.

La infancia me liga a Sant Antoni, no en vano mi madre y mi tía preferida (tengo otra que es muy “chic”, pues es francesa, pero la veo poco) tenían un puesto de venta de carne en él. Las paradas nº 164 y 165, a las que iba de pequeño los sábados por la mañana. 

Mi madre (centro) en Sant Antoni, a finales de los 50's.

Ahí se desarrolló mi primer trauma infantil. Ver colgando a los despellejados y sanguinolentos conejos, con aquellos ojos descarnados cual zombis boca abajo, provocaron en mí un asco absoluto a este manjar, que aún perdura. El segundo era entrar en las cámaras frigoríficas y ver en la misma posición a las terneras. En mis pesadillas me veía encerrado con ellas, colgando de los garfios, a 20ºC bajo cero…

Audrey Hepburn en Els Encants de Sant Antoni (foto de Esteban Ono)


Sant Antoni no era un mercado convencional. En los porches exteriores se vendía ropa, que era sustituida los domingos por el mercado dominical: sellos, monedas, colecciones de cromos, libros de segunda mano, discos de vinilo…Todos los críos del barrio haciendo relaciones sociales en una marabunta humana aparentemente sin orden, pero dónde todos sabíamos a lo que íbamos, y en la que las cabezas de los vendedores apenas asomaban entre un caos de mercancías.
Proto-pijo vacilón de 1.955. Después trabajó de bróker cocainómano en la City.

 Este mercado dominical fue anteriormente el de Bellcaire, de origen incierto, pero ubicado por un tiempo en el Paralelo, y establecido definitivamente en Sant Antoni en 1.936.

Lector aventajado
 El actual proyecto de Sant Antoni, obra de Ravetllat & Ribas, arquitectos, plantea excavar 4 sótanos bajo el antiguo edificio. El primer sótano estará ocupado por Mercadona, que financia parcialmente la obra. Para no hacer competencia a las paradas tradicionales, esta empresa no podrá vender producto fresco. Otro sótano estará destinado a la descarga de camiones, y los dos restantes a aparcamiento para los clientes.


La altura a excavar es de unos 15 m, de los cuales los cinco últimos se emplazarán bajo el nivel de las aguas freáticas, que se sitúa a unos 10 m bajo la calle. Excavar sótanos en el freático es complicado, pero hacerlo manteniendo un antiguo edificio encima todavía lo es más.


Generalmente se hace un recalce de cada cimentación original, mediante varios micropilotes bajo cada zapata, que profundizan por debajo de la futura cota de excavación. Se trata de perforaciones circulares de alrededor de 20 cm de diámetro, en las que se introduce un tubular de acero de unos 12 cm que posteriormente es inyectado con cemento. Los micropilotes sirven de prolongación en profundidad de los pilares de la estructura, de manera que una vez hechos, puede empezar la excavación bajo el edificio, sin que este se desplome.


Este tipo de trabajo es espectacular, ya que llega un momento en que, con los sótanos ya excavados, el edificio antiguo queda suspendido en el aire por los esbeltos grupos de micropilotes.

El Mercat de Sants, con los sótanos ya excavados, sustentado por micropilotes arriostrados


En el caso de Sant Antoni, la complejidad es aún mayor, ya que parte de los sótanos va a excavarse bajo las aguas freáticas.


Como es evidente, el siempre imprescindible estudio geológico del terreno, es ahora determinante. En nuestro caso, y dadas las dificultades hidrogeológicas que se planteaban, perforamos sondeos de 60 m de profundidad. Siempre he pensado que cuanto más profundos sean los sondeos geotécnicos, mejor, ya que así se favorece la comprensión de la geología de la zona. Claro que mi factura también sale más cara.


El subsuelo de Sant Antoni está formado por tres unidades esenciales. La primera y más superficial está constituida por un relleno antrópico, producto de la evolución histórica de la ciudad. Los núcleos urbanos se edifican a menudo sobre los restos de edificaciones más antiguas, que son derribadas, pero no eliminadas del todo, de manera que la ciudad crece hacia arriba, ganando cota. Muchas veces, entre los restos de los sucesivos derribos, se vierten tierras, o desechos, lo que contribuye al proceso.


En Sant Antoni, en la base del relleno, o incluso mezclado con él, se detectan las arenas y gravas sedimentadas por la antigua riera de Magòria, que bajaba por la actual Avda. Mistral, y que en su momento fue desviada por las murallas medievales. Son los sedimentos litoantrópicos inducidos, definidos hace unos años por Oriol Riba.

Gravas y arenas de pizarra, de la antigua Riera de Magòria


Por debajo de estos terrenos, los sondeos perforan arcillas rojas con arenas y gravas de pizarra, y limos amarillentos, propios del llano de Barcelona, de edad pleistocena (Cuaternario antiguo). Las primeras proceden de la erosión y transporte, mediante abanicos aluviales, de las pizarras de Collserola, mientras que los limos son en parte de origen eólico.
Perfil geológico  de Sant Antoni


Hacia los 30 m de profundidad, se perfora el substrato Mioceno, formado por arenas limpias, deltaicas y litorales, de coloraciones grises, amarillentas y anaranjadas. Son sedimentos equivalentes a los que configuran Montjuïc, si bien aquí apenas se encuentran las areniscas bien cementadas, que suministraron bloques pétreos para la construcción de la ciudad. En estos sedimentos, encontramos fauna fósil marina en los testigos de sondeo, especialmente turritellas, así como conchas de bivalvos diversos. Como es lógico, todas estas arenas están saturadas de agua, constituyendo un importante acuífero. Por su parte, las arcillas Cuaternarias superiores tampoco son impermeables.


Casi a 40 m de profundidad, los sondeos detectaron la presencia de una capa horizontal de arcilla margosa gris azulada, de sólo 2-3 m de espesor, pero gran continuidad lateral a escala del solar. Por debajo, otra vez arenas hasta los 60 m.

Arcillas gris azuladas miocenas, muy poco permeables


Estas arcillas profundas, son de gran utilidad en la obra prevista. En efecto, se han hecho ya con hidrofresa, unas pantallas continuas perimetrales, verticales, de hormigón armado de 1.0 m de espesor, y de 40 m de profundidad, que contendrán el terreno cuando se excave, y que cortan los posibles flujos laterales de agua subterránea, mientras que la capa de arcilla, que es bastante impermeable, sella el fondo del recinto, de manera que ahora puede bombearse el interior, sin que haya grandes aportaciones de agua por el fondo. Todo esto no eximió de la necesidad de un complejo estudio hidrogeológico, en el que se llegaron a hacer tres ensayos de bombeo, en tres pozos perforados expresamente. Se bombea un caudal controlado de agua en el pozo, y se observa el descenso que se provoca en el nivel freático, mediante piezómetros colocados a poca distancia de cada pozo.


A partir de estos datos pueden determinarse los parámetros hidrogeológicos de los acuíferos: permeabilidad, transmisividad, coeficiente de almacenamiento, etc, y luego se procede a establecer un modelo matemático que permite efectuar simulaciones 3D. También hace falta comprobar que con el bombeo del freático no se produce un sifonamiento del terreno, ni hay posibilidad de implosión del fondo de la excavación, por acuíferos confinados.


Por cierto, las mencionadas pantallas son termoactivas, es decir, que por su interior (16.000 m2) se ha instalado un circuito de tuberías por las que fluirá agua, que al descender a 40 m de profundidad adquirirá la temperatura siempre constante del terreno, con lo que en invierno se introduce agua fría, que luego se recupera algo más caliente, mientras que en verano el agua saldrá algo más fría que la introducida. Estas variaciones térmicas son aprovechadas por una bomba de calor, con lo que se conseguirá una eficiente climatización del edificio: calefacción y aire acondicionado, fruto del aprovechamiento geotérmico del subsuelo.


En Sant Antoni, para poder excavar los sótanos manteniendo el edificio antiguo encima, se han perforado en primer lugar una serie de pilotes de gran diámetro (1.25 m), que servirán como futura cimentación, pero que de entrada van a permitir apoyar sobre ellos, y sobre la pantalla perimetral, una losa de hormigón armado, de 1.0 m de espesor, que se solidarizará a nivel de planta baja con la cimentación y los pilares de la estructura antigua.


Una vez esto realizado, puede iniciarse la excavación de los sótanos. Los pozos en funcionamiento mantendrán el nivel freático deprimido, y el edificio original quedará reposando ahí arriba, sobre la losa.


Proceso de ejecución previsto en Sant Antoni


Este sistema de construcción descendente, permite que inmediatamente puedan acondicionarse las paradas del mercado, ya que mientras todavía se está excavando el subsuelo, ya se puede trabajar en la planta baja, acortando plazos, lo que sin duda agradecerán los paradistas y sus clientes, temporalmente ubicados en la Ronda.


Durante el proceso de excavación se va a llevar un control exhaustivo de que las obras no afectan al entorno. Dianas topográficas de precisión, extensómetros, inclinómetros y piezómetros, son los elementos principales de todo este proceso de auscultación.


Ya se conocía de antemano que bajo el mercado se ubicaba el antiguo baluarte de Sant Antoni. Las murallas medievales de la ciudad discurrían por la Ronda de Sant Antoni y de Sant Pau. 


 



























Los que habéis leído la recomendable novela histórica “Victus”, de Albert Sánchez Piñol, seguro que ya sois expertos en poliorcética, la ingeniería militar de asedio y defensa de recintos amurallados. Cuando en el siglo XVI se desarrollaron los sistemas artilleros de cañones de gran potencia, las altas murallas medievales, rectas y continuas, no ofrecían resistencia y eran abatidas fácilmente. Por eso frente a ellas se implantaron baluartes adosados, pentagonales y de murallas más bajas, protegidas en su frente por el tradicional foso, con su contraescarpa interior, y un glacis de tierra que descendía suavemente hacia el enemigo, de manera que el baluarte quedaba escondido de los tiros del adversario. Eso sí, los cañonazos iban directos al centro de la ciudad, pero esos daños colaterales no han sido nunca muy relevantes para los militares. Por otra parte, los baluartes permitían una defensa en tiro cruzado, que aumentaba las posibilidades de resistencia de la ciudad ante un asedio prolongado. (Jolines, por fin he puesto en práctica mis conocimientos militares de ingeniero zapador, como alférez de milicias que fuí).


Por cierto, que el baluarte de Sant Antoni no fue muy atacado durante el sitio de Barcelona de 1.714, ya que el Castillo de Montjuïc, en poder de la ciudad durante toda la guerra, lo protegía de los embates borbónicos.


Apenas iniciada la excavación en Sant Antoni, han aflorado todas estas estructuras. No sólo el esperado baluarte, con sus perfectos muros, sino también la contraescarpa, así como una vivienda anterior al baluarte, y una espectacular calzada, ya que por el portal de Sant Antoni, partía el antiguo camino que a través del turó de Creu Coberta (cerca  de Plaça Espanya), se dirigía hacia la Península.

 
Esquina del Baluarte de Sant Antoni
 
Antigua calzada descubierta en Sant Antoni

El portal era utilizado a menudo para ajusticiar a parte de la ciudadanía, delincuentes muchas veces, pero simples disidentes en otras ocasiones, por no hablar de la brujería. Otros eran conducidos al coll dels Inforcats, junto al turó de la Vinyeta, colina de arenas pliocénicas ahora desaparecida bajo el complejo de Las Arenas, donde eran colgados con una soga al cuello.

Reality Show en el Turó dels Inforcats. Alguna cadena actual lo retransmitiría en directo.


Claro que ninguno de ellos sufrió una muerte tan atroz como Josep Moragues, General de batalla que luchó contra las tropas de Felipe V durante la guerra de sucesión, y que una vez caída Barcelona en 1.714 fue traicionado, detenido, y condenado a tres penas de muerte (que ya son ganas), por lo que primero fue arrastrado por un caballo por la ciudad, en un macabro paseo. Luego fue degollado, decapitado y descuartizado. Para rematar el tema –valga la redundancia-, su cabeza fue introducida en una jaula, y expuesta sobre el Portal de Mar, durante 12 años, hasta que su viuda logró que se retirase.

Josep Moragues, todavía con la cabeza en su sitio


Pasados 300 años de aquellos hechos, está bien que el proyecto de Sant Antoni prevea conservar parte de las antiguas murallas, y hacerlas visitables, aún a costa de perder plazas de aparcamiento. 

Los ciudadanos debemos entender que bajo nuestros pies existen las huellas de nuestros antecesores, sus éxitos y fracasos, incluso su sangre, también la de sus adversarios, y que es obligado preservar esta memoria, que forma parte de un patrimonio individual y global, que nos identifica como pueblo. Por cierto, ya habéis visitado el Born?


Así que espero que de aquí poco podáis ir a hacer vuestras compras al remodelado mercado. Aparcad en el sótano y visitad las antiguas murallas del baluarte. Después subid y comprad, que todo será de gran calidad, quizás conejo, que tengo entendido que estofado es muy sabroso. Por favor, éste día no me invitéis.


KARAKORUM, 1.993

 Si hay una cordillera que reúna todos los requisitos de belleza y espectacularidad, ésta es el Karakorum.

Allá que nos fuímos, mi mujer y yo solos, poco antes de que estas zonas del norte de Pakistán se convirtieran en un lugar todavía más peligroso de lo que ya era entonces. Bueno, sólos del todo no. Contratamos en Skardu, en el precioso valle del Indus a un guía, porteadores, cocinero, e incluso al primo del guía, que no hacía absolutamente nada, pero tocaba muy bien la flauta. También compramos una cabra, a la que apodamos Blacky, pues era negra, y a la que tras días de andar, cojimos un cierto cariño, justo antes de que nos la comiéramos.

Baltoro Glacier, con las catedrales del Trango al fondo

Llegando a Concordia, con el Gasherbrum IV al frente

El K2 desde el campamento de Concordia


Remontamos el glaciar de Baltoro, y llegamos a Concordia, lugar en el que confluyen varios glaciares, y desde el que se contemplan varios picos de más de 8.000 m, presididos por el majestuoso K2 (8.611 m), al que nos aproximamos en uno de esos días en que la montaña está espléndida.

Bajo el K2
Después del K2 nos dirijimos al norte para conocer el valle de Hunza, y por el Khunjerab Pass, a más de 5.000 m de altura, entramos en China, finalizando nuestro largo viaje en Beijing, donde nos vestimos adecuadamente para la ocasión.

 


10 comentarios:

Isaac Camps Gamundi dijo...

El teu ull privilegiat sobre el subsòl de Barcelona em fascina. Per cert, tu que vas fent forats pels "puestus" has treballat en el subsòl terrassenc, que és la meva ciutat?

Albert Ventayol Lázaro dijo...

Gràcies pel comentari. Sí que he treballat a Terrassa, però generalment per a projectes de poca volada, per la qual cosa els sondeigs són curts i sense massa interés sino és per situar la cota del contacte quaternari-miocè.

Isaac Camps Gamundi dijo...

El contacte quaternari-miocè m'interessa (simple curiositat). En mapes antics, quan Terrassa era un poble, com el de Palet i Barba a finals del XIX, marquen un miocè mooolt més extens i el ventall quaternari de la riera de les Arenes molt més restringit del que pinten en els mapes del ICC.

santi's dijo...

Excelrnt treball i reflexio
Jo que ja saps, treballo amb el subdil mes litoral holoce de barcelona, et segueixo sempres :i prenc bona nota de les teves descripcions geologiques
Tampoc et perds gran cosa amb el conill: molta feina i poca carn

Miquel dijo...

Me han pasado el bloc. Realmente es interesante.
Pondré la dirección a un amigo que ha tenido que emigrar a Chile con su mujer y sus dos hijas.
Ella Ingeniera de CC y puertos (aguas) y él lo mismo pero de minas.
Soy del barrio de Sant Antoni y además colaborador de la AAVV.
Salut , Miquel

Josep dijo...

Hola Albert. Abans de res et vull felicitar pel teu bloc; em sembla realment molt educatiu i et desitjo que publiquis molt i força tems.
Jo sóc de les terres del Bages, i ja saps el problema que tenim amb els dipòsits de Gas a Balsareny.
En referència a aquest tema i si em permets voldria fer-te una pregunta. Que ja se que no tinc cap dret i no voldria abusar dels teus coneixements.

Em deia una amiga en l'especialitat d'explotació de mines de Súria ja fa un temps: "Mira Josep, caldria parlar amb un geòleg, però suposo que si parlem amb la resta d'enginyers de mines que coneixem, tots ens diran el mateix. Aquest terreny, igual que altres que tinguin aquest tipus de subsòl són falles, per tant és molt possible que sigui un autèntic perill tenir aquests dipòsits aquí, tot i que tu em diguis que a partir de mil metres "físicament" cap al centre de la Terra no pot haver-hi una explosió o compressió de gas en aquestes falles. Una cosa és extreure potassa i l'altra emmagatzemar gas ".
Moltes gràcies, Albert, i perdona l'extensió del text i sobretot l’abús que he fet dels teus coneixements.

Salutacions.

Ireneu dijo...

Un article realment bo i et felicito per ell. Només un detall... la foto que marques com corresponent al portal de Sant Antoni, en realitat és del Portal de Santa Madrona, al Paral.lel. Si contrastes amb fotos actuals, veuràs la similitud. Tret d'això, la resta, perfecte. Salutacions! :-)

Albert Ventayol Lázaro dijo...

Gracies Irineu. Tens raó, ja he modificat el nom del portal. Bones festes!

Miquel dijo...

Albert, ets un crack! És un gust fer passejades amb tu per la muntanya, però desconeixia que assegut davant de l'ordinador també tenia a l'abast el teu coneixement sempre interessant! Gràcies i per molts anys!

pablo rigual dijo...

hola. he echado un vistazo al blog, me parece interesante conocer la geologia de los alrededores del puerto de Barcelona. saludos